logo Dame tu Mano

inicio

|

institucional

|

galeria

|

actividades

|

preguntas frecuentes

|

boletines informativos

PREGUNTAS FRECUENTES

1. ¿Qué es el estudio del ganglio centinela?
Es el ganglio axilar sobre el que, en primer lugar, drena el sistema linfático de la glándula mamaria. Si este ganglio se encuentra afectado por el tumor, es necesario sacar todos los ganglios siguientes y realizar una linfadenectomía. Si el ganglio centinela no está afectado no es necesario realizar un vaciamiento axilar.

2. ¿Me van a hacer una mastectomía?
No siempre es necesario, depende de los casos como son la existencia de dos o más tumores en el pecho, alejados uno del otro, o también cuando hay un solo tumor, pero que es muy grande. Es poco frecuente, aunque hay pacientes a los que se aconseja una mastectomía debido a que la mama es muy pequeña o el tejido es muy denso y no permite ver si el tumor se extiende más allá o no.

3.¿Debo considerar una cirugía de reconstrucción del seno?
La reconstrucción mamaria es un procedimiento quirúrgico que devuelve la forma de tus senos después de una mastectomía. Es importante mantener la autoestima alta para afrontar de forma positiva la enfermedad. Los senos pueden reconstruirse usando implantes de (solución salina o de silicona). Pueden también reconstruirse usando tejido autógeno (es decir, el tejido de otros lugares del cuerpo). Algunas veces se usan tanto los implantes como el tejido autógeno para reconstruir el seno.

4. ¿Se me va a caer el pelo?
Depende del medicamento que se prescriba puede producirse la pérdida total del cabello, en general durante las primeras semanas del tratamiento. No sólo puede caer el pelo de la cabeza, también puede caer de cualquier parte del cuerpo, como las cejas, párpados, así como también el vello de los brazos y de las piernas, las axilas y la región púbica.

5. ¿Qué es un linfedema?
Un linfedema es la acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una linfadenectomía. Este se produce en el brazo por interrupción de los vasos linfáticos a nivel de la axila. Se estima que una de cada cuatro mujeres desarrollará esta complicación y aunque el tiempo de aparición varía entre semanas y años, lo más frecuente es que el 75% de los casos aparezcan durante el primer año tras la cirugía. Como el riesgo de infección es alto, también conviene no realizar extracciones de sangre en el brazo intervenido ni tomarse la presión.

6. ¿Existe una alimentación adecuada durante el tratamiento?
Se recomienda consumir una variedad de alimentos saludables, con énfasis en las legumbres, frutas, vegetales cocidos y productos lácteos.
Se debe beber abundante agua ya que los tratamientos pueden provocar deshidratación.
Se debe evitar además el tabaco y el alcohol, así como la sal y las grasas saturadas.

7. ¿Mi Hija puede tener cáncer de mama como yo?
La posibilidad de que el cáncer de mama que padece una persona sea hereditario sólo afecta a un 5-10% de las pacientes. Es decir que en un 90-95% no existe riesgo de que nuestras hijas puedan tener cáncer. De todas maneras, si existen antecedentes familiares directos de cáncer de mama se aconseja realizar un estudio genético.

8 ¿Si estoy embarazada puedo tener cáncer de mama?
Hoy en día existen muchas pacientes embarazadas tratadas mientras cuando son diagnosticadas con cáncer de mama. La cirugía es uno de los principales tratamientos y la anestesia no supone un riesgo para el feto. La técnica quirúrgica más utilizada es la mastectomía radical, ya que la cirugía conservadora requiere de radioterapia y ésta sí puede afectar al feto. En caso de elegir un tratamiento quirúrgico conservador, se debe demorar el tratamiento con radioterapia hasta después del parto.

9. ¿Puede afectar mi vida sexual?
Los cambios físicos, el cansancio, las náuseas o la sequedad vaginal son efectos secundarios del tratamiento que sumado al cambio de imagen personal y la situación emocional, pueden influir en una reducción del deseo sexual. El deseo sexual vuelve en general cuando uno se empieza a sentir mejor. Esto quiere decir que si el tratamiento es cada 2 ó 3 semanas, el deseo sexual volverá unos días antes del siguiente tratamiento. Una vez completada la quimioterapia el deseo sexual vuelve como antes de haber empezado el tratamiento.

10. ¿Cómo manejo mi ansiedad y mis miedos?
Existen diversos grados de ansiedad y miedo. En general, si uno se siente incapaz de manejar sus emociones, lo mejor es buscar ayuda a su alrededor, incluso la de un profesional o un grupo de pares. Es importante tener la mente ocupada con actividades útiles y agradables para distraerse, ya que la inactividad influye en la aparición de pensamientos negativos.